Continuous learning, un 'must' para las empresas

El pasado 4 de diciembre dentro de la Conferencia Agile Spain 2015 tuve la oportunidad de asistir a una charla de Miguel Grazziotin. La charla fue justo después del descanso para comer, apenas éramos un poco más de diez personas en la sala, no entendíamos muy bien el título de la misma, pero al final, resultó ser, personalmente, una de las charlas más inspiradoras.


La charla tenía el título de “Jacket on, jacket off - Stop working and start training!”, no demasiado amigable, pero el contenido era sencillo. ¿Qué es entrenar/aprender? ¿Por qué entrenar/aprender? ¿Qué entrenar/aprender? Al final de la charla tenía un revuelo de mis propias creencias sumadas a lo que acababa de escuchar en una buena charla (aunque tal vez un poco aséptica). Nada mejor que escribir para poner orden, compartir, discutir y mejorar.



Como individuo: el aprendizaje como elemento clave

¿En el trabajo también? Desde hace ya algunos años he visto el trabajo como una oportunidad única. Entre otras cosas, trabajar es la oportunidad de aprender y vivir en un entorno positivo y exigente; una oportunidad por la que además te van a recompensar con dinero (principalmente) que te va a servir para invertirlo en más aprendizaje y vivencias. Un puesto de trabajo debe aportar de forma activa a nuestra mejoría como persona.


¿Una vida centrada en el aprendizaje y en el descubrimiento? Desde luego. Me aventuraría a decir que no he conocido a nadie al que no se le iluminaran los ojos cuando aprende algo nuevo en un campo que le apasiona. E incluso hay personas que disfrutamos aprendiendo sobre casi cualquier cosa. Poder ver esa mirada todos los días es una de las muchas recompensas que ofrece la docencia.


¿Qué aprender? Cualquier cosa. Desarrollando software nos movemos dentro de un ámbito tecnológico y tenemos un sinfín de campos en los que mejorar. Un consejo, investiga las bases, explora los cimientos. Aprender patrones de diseño está bien, pero igual es el momento de aprender otro paradigma y mejorar resolviendo problemas con un lenguaje funcional. Los unit tests son una buena práctica, pero extender nuestro conocimiento sobre la teoría de grafos, más allá de imponer buenas costumbres, cambiará la forma en la que vemos y resolvemos un problema.


¿Cómo aprenderlo? A fondo. Leer un artículo o blog sobre un tema está bien, nos puede abrir las puertas a un mundo de conocimientos nuevos, pero debemos esforzarnos por ir más allá. Enseña, escribe, da una charla. Ya sea a tus compañeros, a tu círculo cercano o al exterior, asentarás y estructurarás lo aprendido. Te obligarás a entenderlo mejor. Cambia el entorno, muévete y conoce nuevos puntos de vista. Sin duda conocer nuevos puntos de vista cambiará la perspectiva de tu campo de estudio y, desde luego, la enriquecerá.



Como empresa: ¿por qué favorecer el continuous learning?

Como CEO /CTO/HRM de una empresa la vida no parece siempre tener esos bonitos colores brillantes del apartado anterior. Favorecer el aprendizaje de los empleados puede parecer contraproducente, o incluso, un arma de doble filo. Hay muchas razones que pueden hacernos dudar:


Pierdo competitividad, dedicar tiempo para el aprendizaje hace que la fecha de entrega de un proyecto/feature se dilate. Gestionar el aprendizaje de los empleados aporta más complejidad al workflow de la empresa. Cuanto más sepan mis empleados, más puertas laborales se les abren, y por lo tanto mayor la amenaza de perderlos. Siempre estará ese “No tengo tiempo para estas cosas”.


Sin duda son razonamientos válidos. Pero también son igualmente válidas sus “contramedidas” resultado de tener una plantilla que cada semana está más formada. Un proyecto se puede dilatar en el tiempo porque parte del equipo (por ejemplo) se especializa en administración de MySQL, pero a cambio obtendrás mejor soporte, mayor calidad de la aplicación y mayor rendimiento, que a la larga pueden diferenciarte de la competencia. ¿Y el siguiente proyecto similar? Desde luego costará menos tiempo.


Desde luego, si mediante la formación tus empleados se especializan y suben su nivel, serán un objetivo muy goloso para otras empresas. Primero una cita (traducción de mi cosecha) para reflexionar, y luego una reflexión:


La única cosa peor que formar a tus empleados y tener que dejarlos marchar es no formarlos y mantenerlos en plantilla.

-Henry Ford


En un mundo en el que la innovación y el conocimiento de un campo es un elemento diferencial, unos empleados atractivos a ojos de la competencia deben ser los pilares de la empresa.


Como manager/responsable vas a invertir parte de tu tiempo, esfuerzo y energía en ayudar y fomentar el aprendizaje continuo, ¿merece la pena? Parece que hay bastantes argumentos a favor, pero si eres un poco idealista, ya habrás imaginado uno que va más allá. Favoreciendo que tus empleados mejoren continuamente estás favoreciendo que la sociedad a su vez mejore. Elevar el nivel de las personas ayudas a que tu empresa sea mejor, y por lo tanto las empresas de alrededor deban ser mejores. Pero también consigues que en el ámbito personal, cuando están fuera del trabajo, ayuden a mejorar su círculo cercano.


Una última idea. Muchas empresas tecnológicas fracasan a la hora de llevar a cabo una idea, se quedan en la mitad del camino. ¿Y si la idea buena es un proyecto personal de uno de los trabajadores? Tal vez ayudando y aconsejando a esos proyectos se pueda conseguir un proyecto mucho más viable. No son pocos los ejemplos de proyectos personales que han acabado en empresas más grandes y potentes que aquellas para las que trabajaba la persona que los ideó.



Muchas palabras, ¿algún plan de acción?

Si tu prisma es el empresarial habrás visto muchas empresas que ofrecen mesas de ping-pong, consolas, planes de ocio, … Eso está muy bien, pero no olvides ofrecer lo más importante: tiempo. Apoya y enseña a mejorar continuamente desde ya y no dejes que las ideas e iniciativas pierden fuerza. Es natural que ocurra, vuelve a encender la chispa cada vez que suceda.


Si tu prisma es el personal habrás tenido muchas sensaciones agridulces al leer esto. Dedica tiempo para explorar tu intereses. Busca campos difíciles, campos que resulten un reto, campos que ayuden a tu empresa si te facilita tiempo, y campos que ayuden a los demás. Imagínate dentro de diez años, ¿en qué ámbitos necesitas mejorar?


Pero sobre todo tengas un prisma o el otro mánchate las manos. Disfruta del barro. Disfruta de saltar en los charcos del camino. No te quedes en una lectura. Pasa a la acción. No solo leas sobre el empoderamiento, practícalo. No solo leas sobre patrones de diseño, haz una kata y practícalo. Y mucho mejor si en ambos casos enseñas y compartes lo aprendido (o el camino de aprenderlo).


¡Gracias por tu tiempo!


Escrito para el blog de desarrollo de Frogtek: http://developing.frogtek.org/