Despedida por Cádiz


Poco a poco todos van cayendo. Y cómo no, aprovechamos ese viajecito anual para enganchar una despedida de soltero. Dos pájaros de un tiro. Esta vez parece que eso de salir al extranjero no molaba mucho, así que los deseos del novio son órdenes. Descubramos todos juntos un pedacito de España, algo así cercano, sin problemas. O mejor, cuanto más lejos y más caluroso en septiembre mejor. Sevilla y Cádiz, ¡allá vamos!


Un fin de semana largo para disfrutar con amigos. Con esos que están cerca y ves todas las semanas. Con esos que están cerca y ves mucho menos. Y con aquellos que están lejos y de los que puedes disfrutar en pequeñas dosis. Al final es difícil poner las Low Expectations.. o igual no tanto, porque al final todos sabemos de qué pie cojeamos cada uno. Para bien, y para mal, nos conocemos bastante bien.


Disfraz para el novio. Privación sensorial. Tren a Sevilla. Y a disfrutar una noche con la gente del sur. Pues sí, sois diferentes, sin duda. Y es que a lo largo de ese fin de semana largo se respiraba un ambiente diferente. La gente tiene otro ritmo, otra forma de hacer las cosas, y el calor ha sido importante. Porque en Sevilla hacía calor, pero después de alquilar los coches y bajar a Conil/Cádiz, la cosa era casi peor.


Eso sí, una gozada poder bañarse en la playa. Disfrutar del sol. Disfrutar de las actividades. Disfrutar de los amigos. Disfrutar del Eurobasket. Disfrutar de la piscina (pequeña pero gustona). Disfrutar de la BBQ. Disfrutar de los mosquitos nocturnos. Y disfrutar también de las incursiones nocturnas en Hobbiton. Disfrutar del Señor X. Un viaje muy a nuestro estilo, sin esperar nada diferente. Pero un viaje con un protagonista, ¡el serrucho!


Muchas vueltas de cabeza he necesitado para poder disfrutar algún tipo de viaje en grupo. Siempre he dicho que recomiendo al 100% viajar solo durante un buen tiempo. Te permite conocerte a ti mismo y conocer otra forma de viajar. Pero también creo que te trastoca un poco la cabeza. Y sí , a veces necesitas una segunda reflexión para poder sentirte a gusto cuando viajas con más gente.


Por cierto, muy bonita la Torre del Oro de Valencia.


Pd: Sevilla, me verás pronto de vuelta, seguro.